jueves, 19 de enero de 2017

Lagom är bäst

Si existe una palabra que identifica la cultura sueca es lagom. Como mínimo eso es lo que afirman mis nuevos conciudadanos. Llegan al punto de asegurar que para poder comprenderla completamente, uno debe ser sueco.

Haciendo oídos sordos a esta sentencia desesperanzadora, la curiosidad me ha llevado a preguntar sobre su origen y consultar alguna que otra fuente. La explicación más popular se remonta al tiempo en que los vikingos dominaban el panorama escandinavo. Se cuenta que, entre sus costumbres más apreciadas, se encontraba la de reunirse alrededor de una gran mesa de madera a beber su típica cerveza, llamada mjöd. Según los defensores de esta versión, dichos vikingos compartían un mismo cáliz y lo iban pasando uno a uno para que todos pudieran beber. El grupo de personas congregadas en este ritual se conoce como lag y a esta palabra se le añade la preposición om, viniendo a significar a grandes rasgos "alrededor de": lag + om. Como los integrantes de la reunión no debían beber demasiado para que hubiera suficiente para el siguiente, a día de hoy lagom expresa este punto medio o moderación.

A pesar del empeño y disfrute que ponen los narradores de esta leyenda, los especialistas en lengua sueca no ven fundamento alguno y nos ofrecen una aclaración con base histórica. Según el consenso actual, esta célebre palabra viene de la antigua forma plural en dativo del substantivo lag (ley). Esto se remonta al tiempo del fornsvenska*, en que se decía laghum y significaba "según promulga o establece la ley", es decir, legalmente. Está documentado ya su uso como adverbio a inicios del 1600 expresando la idea de actuar de acuerdo a la ley, a no quebrantarla. Y así, con el paso del tiempo, su uso se ha ido modificando paulatinamente hasta la concepción actual, refiriéndose a "ni demasiado en exceso ni demasiado poco".

Dejando apuntes etimológicos aparte, vayamos a lo práctico. ¿Cuándo se oye esta expresión? Pues en cualquier momento y lugar, de ahí que en ocasiones cree confusión en los aprendices de sueco. La puedes usar para hablar del tiempo, de tu estado de ánimo, de la calidad de un objeto...o tan simple como:
-¿Está el café demasiado caliente?
- No, perfectamente lagom.


Las implicaciones culturales de este término se dejan entrever, por ejemplo, en el refrán que reza lagom är bäst, que entendería como el aprecio por actuar adecuadamente, en su punto de discreción, sin destacar ni para bien ni para mal. Reconozco que lo que me llama la atención es lo mucho que se insiste en la imposibilidad de traducirlo a ninguna lengua haciendo justicia a los matices y riqueza de su significado. Será porque no soy sueca, pero en confianza os digo que sí le encuentro equivalentes en otras culturas. Sin ir más lejos, cuando descubrí el sentido de dicha palabra me vino a la mente la expresión aurea mediocritas que, aunque frecuentemente es conocida en su forma latina gracias al poeta romano Horacio, los filósofos griegos ya dejaron constancia de ella anteriormente. Su influencia en los pueblos mediterráneos es notable y no significa otra cosa que la voluntad de buscar una conducta moderada o punto medio entre los extremos, en su justa medida. Y, así, vemos casos similares en otras culturas.

Aunque este concepto haya surgido también en otros contextos, lo que sí parece cierto es que no tenemos una sola palabra que lo resuma, sino expresiones compuestas que transmiten esta misma idea, con lo que conserva ese toque especial. Al menos no se me ocurre en las lenguas que conozco. ¿Hay alguna que os venga a la mente?







*Fornsvenska: sueco considerado antiguo que se hablaba y escribía ca 1200-1500.
*Fuente teorías: Monika Åstrom. Språkporten 1,2,3. Studentlitteratur, 2012.

2 comentarios:

  1. Felicidades por el blog! Escribes muy bien, son textos muy amenos pero muy bien estructurado y eres muy atenta a los detalles.
    Este post me ha recordado un artículo que leí sobre palabras intraducibles.
    http://cultura.elpais.com/cultura/2017/01/10/actualidad/1484081657_383158.html

    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Es curioso como en algunas lenguas hay palabras intraducibles
    así como otras que se utilizan para todo. Buen trabajo de investigación

    ResponderEliminar